Acción social

handpainting

San Agustín se comprometió con la persona humana, no por solidaridad o por ascesis, sino por justicia, y por ello el promoverla y compartirla es un fruto maduro de nuestra fraternidad agustiniana. Nuestras obras deben dar testimonio de solidaridad dondequiera que estén, por lo que han de comprometerse, de manera permanente y concreta, con los pobres y necesitados.

Por ello, impulsamos el apostolado social desde los múltiples medios a nuestro alcance:

  • Fomentándolo sistemáticamente, para que todos los que colaboran con nosotros reconozcan y expresen que la fraternidad se extiende más allá de los límites de nuestro entorno.
  • Enseñando la doctrina social de la Iglesia y las ciencias sociales como parte integrante del apostolado.
  • Impregnando nuestras actividades apostólicas de esa opción por los pobres y abandonados por la sociedad, que son las mayores víctimas de la injusticia humana.
  • Constituyendo dentro de la propia comunidad, entre los fieles y alumnos de nuestras instituciones grupos activos, no sólo asistenciales, sino que trabajen como agentes de este compromiso social agustiniano.

Solícitos de nuestro compromiso social, escuchamos con atención las preocupaciones de la Iglesia y de la sociedad, y colaboramos en la identificación y solución de los problemas que más cuestionan a las sociedades en donde trabajamos, a saber: la defensa de la vida, los derechos humanos, la situación de los inmigrantes, la dignidad de la mujer, la tutela de los menores, la justicia y la paz, un orden económico equitativo, la conservación de la naturaleza, etcétera.